28 de septiembre de 2009

Rotundo triunfo de las Blancas Palomas de la Paz y La Cultura, en Cuba

Motivado por la existencia de una zona VIP, a la que se le impedía acceder al pueblo y según declaraciones de la colombiana Gina Romero, del canal América Te Ve, quien comprobó que alrededor de los camerinos de los artistas ubicados en la Biblioteca Nacional "había gente bien vestida con carteras, relojes, cámaras y teléfonos móviles. Se notaba que eran de la élite, gente privilegiada".

A esta división clasista se opusieron los artistas participantes, quienes tras fuertes presiones Miguel Bosé, Olga Tañon, Juanes, Orichas y un total de 15 artistas, lograron brindar un concierto memorable en Cuba. “Paz sin Fronteras”

video

El gran corazón de la artista puertorriqueña Olga Tañón, repite "Paz y bien", y asegura "somos soldados de la paz". Los artistas estaban molestos además por la presión de los funcionarios, por la presencia de policías y por las acusaciones de estar apoyando intereses políticos contrarios al régimen comunista

Miguel Bosé, entre lágrimas, minutos antes de que se iniciara el concierto Paz sin Fronteras en la Habana. El cantante español describe el trato y las presiones del los representantes del Gobierno . "¿Por qué nos castigan así? ¿Por qué nos humillan? ¡Cómo pueden ejercer esta puta presión!" Son sus palabras.

Juanes levantando la voz. "Estamos muy molestos", repite una y otra vez el colombiano desencajado que advierte "no podemos permitir que la gente que ha venido a ver el concierto no pueda entrar".

Yotuel Romero, miembro de Los Orishas, intenta calmar a sus compañeros. "Si paramos ahora habrán ganado ellos"


“Paz sin Fronteras” - Olga Tañón – Puerto Rico

video


“Paz sin Fronteras” – Miguel Bosé – España

video


“Paz sin Fronteras” - Orishas – Cuba

video

24 de septiembre de 2009

Oración Masónica, al Gran Arquitecto del Universo

G.·.A.·.D.·.U.·. ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes.
Y no decir mentiras por el aplauso de los débiles
Si me das fortuna, no me quites la felicidad.
Si me das fuerza, no me quites la razón.
Si me das éxito, no me quites la humildad.
Si me das humildad, no me quites la dignidad.
Ayúdame a ver con bondad el otro lado de la medalla.
No me dejes inculpar a los demás HH:. de in fraternos por ellos no practicar una autentica masonería.

Enséñame a respetar a mis HH:. como a mi mismo.
A examinarme y juzgarme como harían los demás.
No me dejes engañar en el orgullo soberbio si triunfo.
Ni en la desesperación loca, si toca a mi puerta el fracaso.
Hazme ver que el fracaso, puede ser la antesala del triunfo.
Enséñame que perdonar; es lo más grande del fuerte y que la venganza, envidia y rencor es la reacción del pobre de espíritu.

Si me quitas la fuerza, déjame mantener la esperanza.
Si me quitas hoy el éxito, ayúdame a superar el fracaso.
Si yo faltara a la gente, dame el valor para disculparme.
Y si alguien me faltara, dame el valor para perdonarlo.
Permíteme creer en mis HH.·. y que sus sentimientos son puros.

Que nuestros principios encierran Autenticidad Masónica y que vos G:.A:.D:.U:. nos devolverás a la senda de la fraternidad.

Gran Arquitecto Del Universo. Si me olvido de ti.
Por favor tú no te olvides de mí




13 de septiembre de 2009

Los Masones Australianos, disipan mitos

7 p.m. TV News NSW
8 de septiembre 2009

Los masones australianos, publican documental informativo, con la finalidad de disipar cualesquier mito que pudiese generar, la nueva novela del escritor Dan Brown, en referencia a la masonería.
video

2 de septiembre de 2009

La Oración de la Serenidad

Autor: Marino de Armas

Todos los seres humanos tarde o temprano inician la búsqueda de la luz, la verdad, la belleza y la sabiduría, tratando de alcanzar algo que les dé luz y sosiego, por lo que todos pertenecemos a algún grupo organizado de buscadores de la luz; sea metafísica, esotérica u ortodoxa, religiosa o no. Existen frases que una vez realizadas, alcanzan una relevancia elevada sea por la persona que la dice, por el momento o por el lugar en que se dijo. Pero también existe una oración que por su importancia y adaptación a cualesquier nivel de la sociedad alcanza un carácter de universal, hablamos de:

La Oración de la Serenidad

Dios concédeme la
Serenidad para aceptar
las cosas que no
puedo cambiar...

Valor para cambiar
aquellas que puedo y

Sabiduría para reconocer
la diferencia...

¿Cuándo surge esta? Fue compuesta un domingo de 1943 durante la Guerra Mundial, su autor era un teólogo estadounidense de izquierda, socialista en su juventud, antifascista y antiestalinista llamado Reinhold Niebuhr. Ordenado ministro de la Iglesia evangélica, pastor en Detroit hasta 1928 y después enseñó en el seminario teológico de Nueva York (1930-1960). Demostrando la unión entre el liberalismo político y la teología bíblica.

La Oración de la Serenidad en su forma completa, dice lo siguiente:

“Dios, concédeme la Serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el Valor para cambiar las cosas que puedo cambiar y la Sabiduría para conocer la diferencia; viviendo un día a la vez, disfrutando un momento a la vez; aceptando las adversidades como un camino hacia la paz; pidiendo, como lo hizo Dios, en este mundo pecador tal y como es, y no como me gustaría que fuera; creyendo que Tú harás que todas las cosas estén bien si yo me entrego a Tu voluntad; de modo que pueda ser razonablemente feliz en esta vida e increíblemente feliz Contigo en la siguiente. Amen.”

En ella se transmite algo que todos los seres humanos independientemente de su credo, estado social o político desearían alcanzar. Pues muchos se encuentran prisioneros de sus adicciones, otros de su ego, otros de su pasado, otros de sus actos y muchos de sus frustraciones ante la vida, etc. Por lo anteriormente expuesto vemos como la componen tres pilares fundamentales: Serenidad, Valor y Sabiduría.

Desde puntos de vista masónicos podríamos decir que estamos ante una bella oración masónica – Cabalística, también aplicable en el seno de la institución masónica y recomendamos su lectura.

¿Que mensaje tal vez podría transmitirnos la misma, a los ojos de un masón? En este punto con sabiduría Don José A. Ferrer Benimeli, en La Historia ante la masonería. Reflexiones metodológicas, número 9 de enero-abril 1980 expresa… Da la impresión de que la falta de serenidad para abordar la cuestión de la masonería es inversamente proporcional al desconocimiento que se tiene de la materia…


Dios concédeme la
SERENIDAD para aceptar
las cosas que no
puedo cambiar...

Una persona serena es apacible, amable en el trato, sosegada. Sin embargo, ¿se puede recurrir a la serenidad cuando hay que afrontar problemas personales, laborales, sociales y económicos o propios de la institución masónica? Sin duda, en estas circunstancias lo más común es sentirse nervioso, irritable o molesto, pero justamente es la actitud menos saludable.

La serenidad es una sensación de bienestar que nos permite focalizar las cosas que suceden a nuestro alrededor desde un costado más activo. Las personas serenas logran pensar antes de decidir y no se sienten demasiado asustadas, preocupadas o ansiosas por el porvenir. Tampoco se recuestan en la infelicidad del pasado, ni fantasean posibles catástrofes futuras. En realidad, quienes son más serenos pueden disfrutar de la vida y pensar que podrán, en algún momento superar los problemas.

La serenidad no es indiferencia, complacencia ni ignorancia. Es una virtud saludable que nos abre la posibilidad de mejorar nuestra calidad de vida, admirando lo bello de ella; este concepto nos lleva a pensar en el segundo vigilante representado en venus, encargado de instruir a los aprendices en la belleza de la institución y serenar las pasiones de las que todos estamos llenos.

El masón deberá hacer uso de la serenidad para:
- Asumir las consecuencias de sus actos.
- Para defender la verdad de sus hermanos aún a costa de privilegios, promesas y falsas vanidades.
- Para ser constante y persistente, sin desfallecer cuando de alcanzar objetivos e ideales de unión fraternal se trata.
- Para aceptar sus errores, esforzándose genuinamente en no volver a cometerlos, luchando contra sus vicios e ignorancia.
- Para entender que el mayor error del ser humano es intentar sacar de su cabeza aquello que no sale del corazón.

La serenidad no es estar a salvo de la tormenta, sino encontrar la paz en medio de ella.

VALOR para cambiar
aquellas que puedo y

El valor es la virtud necesaria para vencer nuestros miedos y fantasmas internos, que en ocasiones llevan a una persona a la depresión, sabio quien es capaz de enfrentarlos y cambiarlos, con un único deseo que el de ser mejor persona para con el mismo, su familia y el entorno en el que se desarrolla.

Este concepto nos lleva a pensar en el primer vigilante representado en Hércules, ya que este tuvo que poseer un gran valor y perseverancia para superar los doce trabajos. El valor moral es el que corresponde al anhelo de felicidad que se encuentra en el interior de cada hombre, los valores son las normas de conducta y actitudes según las cuales nos comportarnos y que están de acuerdo con aquello que consideramos correcto. Los valores espirituales pueden ser sociales, familiares o personales y no tienen que ver con el tipo de religión sino con el sentimiento que alimenta esa creencia. Los valores religiosos moderan nuestro comportamiento desde la antigüedad se ha conocido, que los valores religiosos pueden desempeñar un papel importante al momento de inhibir, mejorar y controlar las conductas humanas.

El masón deberá hacer uso del valor:
-Para unido a segunda virtud cardinal la Templanza, completar la definición con los conceptos de moderación y sobriedad.
-Para unido a las virtudes Fortaleza, Perseverancia y Templanza todas moderadas por la Prudencia; poder afrontar peligros inevitables en la defensa de nuestros hermanos llegando a ser el apoyo y defensor de las causas e ideales mas nobles.

SABIDURIA para reconocer
la diferencia...

La sabiduría es una habilidad que se desarrolla con la aplicación de la inteligencia en la experiencia, obteniendo conclusiones que nos dan un mayor entendimiento, que a su vez nos capacitan para reflexionar, sacando conclusiones que nos dan discernimiento de la verdad, lo bueno y lo malo.

En la Sabiduría se destaca el juicio sano basado en conocimiento y entendimiento para resolver problemas, evitar o impedir peligros, alcanzar ciertas metas, o aconsejar a otros; esta toma sus referencias de lo que se denomina memoria a largo plazo. La semilla puesta en la tierra debe recibir luz y agua para, finalmente, dar su fruto; comparando al hombre con un árbol.

Para que el hombre pueda recibir, es necesario que transforme la materia prima del mundo mediante su trabajo. En el mundo no hay edificios ya hechos, sino que debemos construirlos; para comer pan debemos plantar, cosechar y luego hornear, etc. Este concepto nos lleva a pensar en el venerable maestro representado por minerva, quien es el encargado de dirigir con sabiduría los designios de una logia.

El masón deberá hacer uso de la sabiduría:
-Para actuar en el momento preciso, sin esperar, mirando entre los profanos que le rodeen, quien da el primer paso; el masón debe dar ese primer paso, porque lo que hagamos hoy repercutirá por una eternidad; y si no es un masón el que lo haga ¿Entonces quién?
- Pues la justicia humana se encuentra muy lejos de ser perfecta, pero con sabiduría el masón hace que sus propios trabajos sean siempre justos y perfectos.
-Para poder hacer realidad lo que dice nuestro código de moral “No juzgues ligeramente las acciones de los hombres; no reproches y menos alabes; antes procura sondear bien los corazones para apreciar sus obras. “

Vista la aplicación real de esta oración también en el seno de la institución masónica, leámosla interioricémosla, busquemos dentro de nosotros mismos y demos al mundo nuestra mejor sabia; el conocimiento.

Eso es amor, el masón hace todo lo que hace por amor; amor a la humanidad, amor a la familia, amor a la verdad, amor a los hermanos, amor a la libertad, amor a la justicia. El amor es el corazón de todo el accionar, de un masón de verdad.

Queridos hermanos universales, les deseo buenos vientos y mares de popa.